fbpx
Publicidad
buchito-cafe
Fotógrafa Yaiza Socorro

Un buchito

@loretosocorro, escritora

Durante muchos años el olor a café por las mañanas le alegraba el día antes y durante el trabajo diario en la empaquetadora de tomates.

Disfrutaba cuando metía las manos en los sacos de café que su abuela encargaba para toda la familia.  Como quien hace algo prohibido respiraba el perfume, secuestrado entre sus dedos, antes de meter las semillas en el molinillo. Y ahí dándole vueltas y vueltas inventaba rimas y canciones picantes con las que molestaba a sus hermanas. Decía que esos granos tenían el poder de la inmortalidad porque eran capaces de arrancarle al sueño minutos, horas… días. Tanto lo veneraba que su bolso estaba salpicado de granos tostados que la protegían mejor que los lazos rojos o los santiguados.

Cuando su abuela murió, Marcelina dejó de creer en el café.  Se mantenía alerta a base de agua guisada y cambió la cafeomancia por el horóscopo.

Los posos de la última taza de café de su abuela le susurraron que la anciana y ella iban a compartir momentos importantes. Esa visión de una larga vida junto a su abuela fue un engaño que no iba a perdonar al aromático sedimento. La noche en el velatorio fue larga y sirvió para romper definitivamente:  tiró a la basura todos los granos que paseaba en sus bolsillos, en su bolso, colgado junto al escote. Su corazón desequilibrado no borboteó más cafeína.  Las jóvenes manos se hicieron expertas en roces de manzanilla seca y su lengua viperina empezó a buscar poder practicando burlas. Sin el amargo café Marcelina perdió el último rescoldo de dulzura.

Cada noche al terminar su trabajo pasaba por delante del cementerio con sus amigas y hermanas.

«Chiquillas, vamos a tomar café a la nueva casa de mi abuela…»

Mientras reía confiada, el resto de las mujeres se persignaban disgustadas y con la cabeza gacha.

Ocurrió que una tarde, que Marcelina se quedó haciendo horas extras, tuvo que volver sola. La noche le cayó encima y, al pasar por el lado del cementerio, escuchó que la llamaban. Se paró y miró hacia atrás pensando que alguna de sus amigas, quizás, venía detrás pero no vio a nadie así que siguió su camino hasta que volvió a escuchar su nombre de nuevo. Era una voz familiar, el cloquío de su abuela:

«Marcelina, mi niña, ven a tomarte un buchito a la casa nueva«.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja un comentario

Publicidad
CAFÉ LA MIGA AMIGA – VENCINDARIO

YAIZA SOCORRO, FOTÓGRAFA

Publicidad
SIDRA EL LAGAR DE VALLESECO

YAIZA SOCORRO, FOTÓGRAFA

noviembre 2021
L M X J V S D
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

últimas noticias de

buchito-cafe

Un buchito

@loretosocorro, escritora Durante muchos años el olor a café por las mañanas le alegraba el día antes y durante el...
ronda-de-tunos-palabras

Ronda de tunos

El suave repique de las campanas acompañaba las meriendas de verano tras un largo día de trabajar a pleno sol, ...
huellas-palabras-loreto-socorro

Arena y huellas

Surcos fugaces, vestigios de ti y de mi, en la arena. Cabelleras vivas que, a la luz del día,  parpadean...
Saldelatlantico

Gaviota cuentera

Cada dos minutos Gaviota abría los ojos y contaba el mismo cuento: «Hubo una época en la que las aves...
un-paseo-por-las-canteras

Paseo por la playa

Aquella tarde las piernas aparcaron sus miedos. Volvieron a pedalear en oxidadas bicicletas, guiadas por el olor de la marisma....