fbpx
Publicidad
cachimba-pastor-tejeda
Fotógrafa - Yaiza Socorro

La cachimba del pastor

Redactora @loretosocorro

La usaba para atrapar miradas y convertirlas en niebla, que metía en sacos de tela. La vida se le volvía fría hasta llegar a la plaza donde,  frotando la cachimba,  juntaba pensamientos entre decenas de pies quietos, mentes curiosas y manos tibias. Nadie supo nunca cómo era posible que en invierno y en verano la bruma lo rodeara a él y a la jumacera de sus palabras.

Facebook
Twitter
Pinterest
WhatsApp
Email

Deja un comentario

Publicidad
Publicidad
Publicidad
320x300
Publicidad
Publicidad
junio 2022
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

últimas noticias de

cachimba-pastor-tejeda

La cachimba del pastor

Redactora @loretosocorro La usaba para atrapar miradas y convertirlas en niebla, que metía en sacos de tela. La vida se...
sabor-a-primavera

Sabor a primavera

Relato de @loretosocorro Eligió vivir aquí porque, sin esperarlo, todo se vestía de fiesta con un simple chipichipi. Mientras paseaba...
ovejas-cumbres-canarias

Lucerito en la niebla

Cuentan que entre la espesura de la niebla crece una planta que solo descubren las ovejas, si saben escuchar. Atentas...
reyes-navidad

Un día memorable

En medio de la oscuridad Micaela oyó unas pisadas por el pasillo y luego, muy despacio, el aire se llenó...
acequias con magia

Acequias con magia

No caminaba por oler los eucaliptos ni por escuchar trinos o sentir el aire fresco en su piel, en sus...
buchito-cafe

Un buchito

@loretosocorro, escritora Durante muchos años el olor a café por las mañanas le alegraba el día antes y durante el...
ronda-de-tunos-palabras

Ronda de tunos

El suave repique de las campanas acompañaba las meriendas de verano tras un largo día de trabajar a pleno sol, ...
huellas-palabras-loreto-socorro

Arena y huellas

Surcos fugaces, vestigios de ti y de mi, en la arena. Cabelleras vivas que, a la luz del día,  parpadean...
Saldelatlantico

Gaviota cuentera

Cada dos minutos Gaviota abría los ojos y contaba el mismo cuento: «Hubo una época en la que las aves...
un-paseo-por-las-canteras

Paseo por la playa

Aquella tarde las piernas aparcaron sus miedos. Volvieron a pedalear en oxidadas bicicletas, guiadas por el olor de la marisma....