fbpx
Publicidad
un-paseo-por-las-canteras
YAIZA SOCORRO - FOTÓGRAFA

Paseo por la playa

Aquella tarde las piernas aparcaron sus miedos. Volvieron a pedalear en oxidadas bicicletas, guiadas por el olor de la marisma. Las gélidas olas ahora parecían amigas de la arena, regalándole a la orilla charcos tibios y salados. Las piernas juntaron una pizca de valor y una gran cantidad de ganas de libertad. El océano hizo el resto.

 

 

 

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja un comentario

Publicidad
Publicidad
Publicidad
SIDRA EL LAGAR DE VALLESECO

YAIZA SOCORRO, FOTÓGRAFA

Publicidad
320x300
Publicidad
abril 2022
L M X J V S D
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

últimas noticias de

sabor-a-primavera

Sabor a primavera

Relato de @loretosocorro Eligió vivir aquí porque, sin esperarlo, todo se vestía de fiesta con un simple chipichipi. Mientras paseaba...
ovejas-cumbres-canarias

Lucerito en la niebla

Cuentan que entre la espesura de la niebla crece una planta que solo descubren las ovejas, si saben escuchar. Atentas...
reyes-navidad

Un día memorable

En medio de la oscuridad Micaela oyó unas pisadas por el pasillo y luego, muy despacio, el aire se llenó...
acequias con magia

Acequias con magia

No caminaba por oler los eucaliptos ni por escuchar trinos o sentir el aire fresco en su piel, en sus...
buchito-cafe

Un buchito

@loretosocorro, escritora Durante muchos años el olor a café por las mañanas le alegraba el día antes y durante el...
ronda-de-tunos-palabras

Ronda de tunos

El suave repique de las campanas acompañaba las meriendas de verano tras un largo día de trabajar a pleno sol, ...
huellas-palabras-loreto-socorro

Arena y huellas

Surcos fugaces, vestigios de ti y de mi, en la arena. Cabelleras vivas que, a la luz del día,  parpadean...
Saldelatlantico

Gaviota cuentera

Cada dos minutos Gaviota abría los ojos y contaba el mismo cuento: «Hubo una época en la que las aves...
un-paseo-por-las-canteras

Paseo por la playa

Aquella tarde las piernas aparcaron sus miedos. Volvieron a pedalear en oxidadas bicicletas, guiadas por el olor de la marisma....