fbpx
Publicidad
juego-garrote-familia-maestro-paquito-santana-01
YAIZA SOCORRO - FOTÓGRAFA

La melodia del garrote canario

En el Yacimiento de Cuatro Puertas (Montaña Bermeja, Telde),  que  guarda entre su toba volcánica la historia de nuestros ancestros, suenan los garrotes canarios.  

Ana Rosa Santana y su esposo Eladio Santana, compañero de vida y de pasión por este arte ancestral mantienen vivo el Juego del Garrote Canario.  Ana Rosa nos habla de su labor en la escuela del Lomo Cementerio (Telde).

Nosotros seguimos con el legado de mi padre, maestro Paquito. Damos clases los martes y jueves, de 6 a 9 de la tarde y para todo el que quiera aprender es gratis. Vienen niñas y niños, lo prueban y con el tiempo vuelven con ganas de aprender más y practicar.

¿Cuántos estilos de jugar al Garrote hay actualmente?

Mi padre tenía un grupo bueno de gente aprendiendo con él, esto dio lugar a otras escuelas con su estilo como La Barranquera. Está también la Reboliá, en Santa Lucía,  que lo juegan un poco diferente.
Hay quien adaptó el juego para enseñar a la policía y fue introduciendo otras cosas, mezcló el juego con artes marciales. Esto aunque sea juego, no es del Palo/Garrote.

Además hay otras personas que no están federadas pero son maestros y dan clases. Lo importante, cuando transmites la cultura, es ser serios y jugar demostrando valores deportivos y dar ejemplo.

¿Qué requisitos son los necesarios para iniciarse en el juego del Garrote?

Para los niños, a mi me gusta que tengan más de 7 años. A todo el mundo le viene bien. Para la columna, para los brazos…cualquier persona puede jugar.

juego-garrote-famiia-maestro-paquito-santana-02

¿Qué es lo primero que se enseña? 

Se empieza enseñando a manejar el Garrote: agarrarlo con las dos manos,  saber cambiar de mano y defender la cabeza.

Ven para explicarte. Esto se lo enseño  a los niños- Ana empieza a mover el palo con destreza pero también despacio, con maestría-Se enseñan 5 puntos para tocar con el palo. Y siempre la cabeza defendida. Al principio molesta un poco los brazos, pero se pasa rápido.

¿Hay que comprarse un palo?

No hace falta, nosotros los prestamos para jugar  en la escuela.

¿Están en contacto con otros colectivos que jueguen al Palo, en otras islas?

Claro. Tenemos muy buena relación con todos. Hacemos encuentros nacionales, aunque el año pasado no se hizo, por la situación sanitaria. Los encuentros están abiertos para todo el publico y nos vemos gente de todas las islas

¿Hay formación en los encuentros?

Más bien se ven los equipos jugando pero no hay talleres. Los talleres se hacen en días específicos como el  Día de Canarias,  las fiestas locales, ya sea San Juan, San Gregorio en Telde. Entonces sí que se invita al público a participar y practicar un poco. Lo que más me gusta es ir a colegios para que las niñas y niños vean y aprendan el juego. Ana es una mujer elegante, serena y amante de la cultura popular canaria. Y se le iluminan los ojos cuando habla de las ganas que tiene de volver a enseñar a menores.

En las islas, ¿existen varias modalidades del juego? 

El Garrote grande sólo se juega en Gran Canaria el del palo largo. La Vara que es más chica, está en todas las islas y en Fuerteventura hay un palo largo que se llama el juego de la Lata.

¿Y las mañas son las mismas?

El Garrote canario se juega por los dos lados del palo. -Agarra un palo con las dos manos y lo alza en horizontal-Ven levántate: se juega tocando así y así…Tócame tu ahora hombro y hombro, pie y pie…toque toque, toque toque…
Luego está la Vara que es pequeña -Eladio me muestra una mientras se mueve con ella – y lleva un movimiento distinto, la coges como si estuvieras bailando.
juego-garrote-famiia-maestro-paquito-santana-03

¿El Tolete es canario?

Es, más bien venezolano, no es un palo canario. Es una defensa y se cree que es un derivado de una varita para el camello.

Ana te voy a contar un cuento: 

«Érase una vez un niño que se escapaba al campo con los pastores y éstos le enseñaron todo lo que sabían…
Ese es mi padre -ríe y nos sigue el cuento con cariño- En 1921 nació Francisco Santana Suárez y quedó huérfano de madre muy chiquitito. En vez de ir al colegio se iba con los pastores que lo invitaban: “Paco que voy arriba a hacer una limpia de cabras”. Con los pastores aprendió a ordeñar, hacer un zurrón, a curar un ojito malo a un perro…Y lo más importante es que también le enseñaron el Juego del Garrote.»

¿De entre todos los pastores hubo algún maestro a destacar para Paquito?

Pues sí, José Calderín, conocido como “Pispís”. El fue quien terminó de formar a mi padre.

¿No jugaban las mujeres al garrote?

Mi padre se lo trasmitió a los hijos varones, a las mujeres menos por las creencias de esa época. Aunque mi hermana Araceli lo aprendió muy bien. Y yo también, un poco. Se cuenta que la madre de “Pispís” que se se llamaba Cho Pino, de Valsequillo,  era una fiera para luchar. Ella jugaba muy bien.

¿Es el garrote el mismo palo que se usa para el pastoreo?

En esencia es el palo que usa el pastor para saltar y con ese mismo garrote se defendían en la antigüedad. Los pastores tenían una linde y si no se respetaba empezaban a usar el palo como defensa y no sabían cuando terminaban, pero así se resolvían los problemas.

La escuela  está registrada como escuela del juego del palo canario y salto del pastor.

¿En qué momento decidió maestro Paquito enseñarlo y divulgarlo?

Él se lo enseñó a los hijos, como te dije, pero un día un muchacho que se llamaba Pedro Pérez fue al Goro a hablar con mi padre.

-Maestro Paquito, esto se va a perder, sería una pena,…

Y le dijo que se lo enseñara a él y a un grupito de amigos suyos, tal y como lo hacía con sus hijos. Al poco tiempo ya venía mucha gente y se lo pedía. Llegó a tener a más de 50 personas aprendiendo en el Goro.

¿Por qué no lo enseñó antes?

Antiguamente se reunían donde nadie los vieran, para practicar el juego. Mi padre lo enseñaba en casa pero al público en general no, porque era algo prohibido. De hecho, al principio el no quería mover mucho esto porque venía de muchos años de prohibición y cuando se hería jugando a escondidas, si alguien le preguntaba siempre ponía excusas: “Qué me caí por la ladera,…”,  para que no lo descubrieran.

Hasta el año 1982 no se empezó poco a poco a enseñar fuera de nuestro hogar.

Pero también investigó y divulgó, ¿verdad?

La primera asociación del palo canario ayudó a mi padre a que esto se conociera. Después de enseñar en el Goro, tuvo alumnos en el Lomo Cementerio, en el López Socas de Las Palmas de GC e iba donde hubiera gente interesada.

Empezó a viajar por todas las islas dando a conocer lo que él sabia del palo, enseñando y también buscando a gente que lo jugara. Así fue como encontró la Lata, la Vara… descubrió que el Garrote sólo estaba en Gran Canaria.

¿De que maderas son los palos?

Ahora el bueno bueno es el de acebuche. El más fuerte, de ahí el dicho: “Al acebuche no hay palo que le luche”

Se usa también aceviño,  que lo traemos de Tenerife y eucalipto que viene de Moya… Nos muestra unos palos y entre ellos uno muy entrañable. Este es el último palo que tuvo mi  padre en la mano. Mira que color tan precioso.

¿Quién los hace?

Nosotros mismos. Se corta en cuarto menguante porque hay menos sabia en el árbol y se deja un año o dos para que se seque. Se intenta elegir el gajo que esté más derechito, para no tener que darle mucho fuego.

¿Se le da fuego? 

Antiguamente era con un fueguito hecho con aulaga y se iba pasando el palo por encima con cuidado.  Así también se endereza, a base de fuego y trinca de carpintero, con paciencia y tranquilidad para que no se parta. Se le quita la corteza y luego se lija un poquito, puede ser con un vidrio y al final se le pone sebo de carnero que nos consiguen los pastores.

juego-garrote-famiia-maestro-paquito-santana-04

¿Qué mantenimiento lleva el palo?

El mantenimiento que lleva es ponerle sebo de carnero una vez al año, cuando el palo esté seco y ya está.

¿Cuánto tiempo dura el palo? 

Para toda la vida. Mira el de mi padre. Está nuevo.

¿Cuándo oyes el sonido de los palos mientras otros juegan que sientes?

El sonido del palo me emociona, siempre fui padrera y siento como un orgullo cuando alguien aprende, porque es algo muy nuestro y por seguir el camino que mi padre marcó. Esto es nuestra esencia y sería una pena que se dejara en el olvido. Yo no soy maestra,  lo que tengo es interés para que esto siga. Una cosa que es tan  bonita cuando uno juega y también cuando se observa. Además de saber que nuestros ancestros los usaban para saltar, para defenderse.

Tu padre tiene un  monumento en El Calero,  ¿cómo recuerdas ese día?
«Mi padre ya no estaba. Me acuerdo y me emocionó -suspira- y agradezco porque en 2019 el Ayuntamiento  de Telde cedió todas las instalaciones y la FEJUPAL (Federación del Juego del Palo),  hizo un encuentro nacional en Telde donde disfrutamos mucho recordándolo.

En el año 1985 en el Teatro Pérez Galdós, se le nombró el mejor deportista autóctono canario. Le hicieron un homenaje. Mi padre tuvo la suerte de que se  le reconoció toda su labor en vida.

Aparte de visitar colegios para plantar semillas, ¿qué otro objetivo próximo tiene la “Familia de Maestro Paquito Santana”?

Que esta tradición siga transmitiéndose. Nosotros junto con  los compañeros de “La Barranquera” y “La Reboliá”,  hemos presentado una petición para que esto sea declarado Bien de Interés Cultural. Lo hemos registrado recientemente.

Conseguimos un espacio para jugar, en Lomo Cementerio,  y eso fue un avance, porque estábamos en la calle y gracias al local entrenamos en condiciones.

Como actividad extraescolar se da en colegios en Telde y en Santa Lucía.  Lo bueno sería que se diera en todos los municipios y en todos los colegios. Apostamos por esto porque si la juventud lo conoce se quedan jugando. Esto gusta.

¿ Algún llamamiento para toda esa juventud canaria?

Aquí invito a la gente a que vaya al local  y lo  pruebe, que esto viene de muy antiguo y es algo único. Es nuestra historia , nuestras costumbres…

«Disfrutar de este juego en vivo es una experiencia hipnotizante. Sobre la marcha te das cuenta de que quien juega también disfruta. La  melodía del chocar de los garrotes canarios nos acompaña desde tiempos muy lejanos. Deseamos ver palos en todos los colegios de Canarias rindiendo tributo al legado de Maestro Paquito, de su familia y de nuestros antepasados.»

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Comentarios

Publicidad
CAFÉ LA MIGA AMIGA – VENCINDARIO

YAIZA SOCORRO, FOTÓGRAFA

Publicidad
SIDRA EL LAGAR DE VALLESECO

YAIZA SOCORRO, FOTÓGRAFA

junio 2021
L M X J V S D
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

últimas noticias de

juego-garrote-familia-maestro-paquito-santana-01

La melodia del garrote canario

En el Yacimiento de Cuatro Puertas (Montaña Bermeja, Telde),  que  guarda entre su toba volcánica la historia de nuestros ancestros,...