fbpx
English EN German DE Spanish ES
Publicidad
English EN German DE Spanish ES
Publicidad
asesoria-las-palmas-armi-marti
NUESTRO TEJIDO EMPRESARIAL Y HUMANO
Publicidad
borja-unsain

Gorsy, el arte debe formar, informar y entretener. «Entre tener», tenernos entre nosotros mismos.

gorsy-percusionista-01

Gorsy Edú, artista, Guinea Ecuatorial – Madrid

Gorsy Edú, has traído hasta Canarias la obra “El Percusionista” y tu proyecto formativo. Eres coreógrafo, actor, dramaturgo, músico… Te vemos como un artista completo, ¿con cuál de esas facetas artísticas te sientes más satisfecho?

Cuando oigo esto de «artista completo o polifacético»,  no se qué decir. Me siento cómodo en todas las facetas de lo que hago. Siento que, como artista, nuestra herramienta de trabajo somos nosotros mismos: nuestra voz, nuestro quehacer y cómo transmitimos. Yo creo que los artistas somos recipientes, vehículos y transmisores de los conocimientos y sabidurías. Es una responsabilidad el seguir sembrando lo que hemos cosechado de nuestros ancestros y como tal, cuanto más polifacético seamos, más sembraremos.

Gorsy nos habla regalando palabras con una voz dulce y tono amable- En mi cultura, la cultura Ekang, los elementos fundamentales del arte deben cumplir tres requisitos para que sea un hecho artístico y son: formar, informar y entretener. Pero fíjate que la palabra entretener la ubicamos desde el punto de vista de “Entre Tener”, es decir: tenernos entre nosotros mismos, más que distraernos.

Como actor, te hemos podido ver en películas como “Querida Bamako”, ¿tiene temática social?

Participé en “Querida Bamako”, que es una película que habla de la inmigración subsahariana y en otra llamada “La causa de Kripan”, que trata también de un aspecto social que incluso traspasa África y es la mutilación genital femenina.

Agradezco que han sido contadas por el director Omer Oke, de Bennin, que reside en el País Vasco pero tiene la óptica de alguien que lo ve desde dentro.

gorsy-percrusionista-02

¿ Cómo percibes que se ve África, desde fuera?

Con “El Percusionista”, que es una obra que sale desde mi verdad, porque en África decimos que existen 3 verdades que son: mi verdad, tu verdad y la verdad; Pues, desde mi verdad, la sensación que tengo es que hay 3 corrientes:

La nostálgica y casi romántica donde los afrodescendientes hablan del hermano del otro lado del océano y quieren conocer a la madre África.

La segunda lectura es esta África que se relaciona siempre con la pobreza, con el hambre… incluso con las enfermedades y con los conflictos bélicos. El África que sufre.

Y la tercera visión tiene que ver con la segunda y también con el fenómeno de la inmigración. Se preguntan por qué hay países que están siendo expoliados y la gente huye de la miseria para refugiarse en países que están mejor y, quizás también, por qué hay otras potencias que están apoderándose de los bienes de África. Todo esto es muy confuso cuando lo percibes desde fuera porque África es mucho más que eso.

¿Qué es África?

África puede ser todo eso pero mucho más que todo eso. Me llama la atención cuando se habla de África como de un “conjunto” y creo que es de los continentes más diversos que existen, incluso en plena globalización mundial.

En Europa tenemos los límites más claros, a nivel político: derecha-izquierda, a nivel de creencias: cristianas-laicas… en África hay más diversidad, desde la misma pigmentación donde hay gente blanca africana y las creencias variadas: cristianismo, islam, animistas, laicismo…la diversidad da a entender que es un mosaico complejo.

¿Cómo ves la gran acogida de “El Percusionista” a lo largo del tiempo?, ¿a qué se debe su éxito?

El Percusionista lleva representándose desde 2008. En Guinea Ecuatorial y en todos los sitios, tanto en África como en América, en España, Portugal… la recepción ha sido muy buena porque se habla de humano a humano.

El éxito de “El Percusionista” se debe a que es una obra universal, aunque esté localizada en África y se hable de la ancestralidad Ekang , de un abuelo, de la emigración… Los valores ancestrales y el respeto son cuestiones universales.

 

Con “El percusionista” coges unos valores, haces magia y lo conviertes en arte. Es un espectáculo que haces tu solo, ¿cómo te sientes en el escenario con la única compañía de los instrumentos musicales?

Mis instrumentos son mis compañeros y es un ritual sanador, más que una obra de teatro. Veo que ese respeto que muestro también le llega al público y se crea, en el ritual, un círculo cerrado entre lo que ocurre en el escenario y lo que ocurre en la sala.

¿Cómo es tu proceso creativo?

Cada proceso creativo es diferente. En el percusionista quise dar a conocer Guinea Ecuatorial. Me di cuenta de que la gente desconocía este país, habiendo sido colonia y provincia de España. Mucha gente no entendía por qué yo hablaba bien castellano.

A la vez, pude explicar el proceso inmigratorio, aunque a día de hoy no está registrado que los Guineanos hagamos inmigración atravesando el desierto, pero al rodar la película “Querida Bamako”, tuve conocimiento de experiencias muy personales a las que quise dar voz. Huyo del victimismo así que quise mostrar nuestras virtudes. Era una oportunidad de dar a conocer la energía que mueve África -En los ademanes y en la mirada de Gorsy vemos un ser humano lleno de bondad mientras se sigue explicando- Aquí encontré que la gente hace meditación, taichi, yoga… que son disciplinas orientales, lejanas a Europa, sin embargo están asimiladas por el bien de la sociedad. Veo que los Ekang tenemos valores que también pueden servir a alguien de aquí, para mejorar como ser humano, tal y como hacen con las disciplinas orientales.

Así que empecé a escribir “El Percusionista”, desde ese punto de vista. El elemento fundamental del abuelo, lleno de sabiduría, fue el motor. Voy contado historias reales que he ido rescatando para darle el hilo conductor al proyecto.

gorsy-percusionista-03

Gorsy, como educador tienes un proyecto llamado “Eduk Art” ¿Para qué éste proyecto?

“Eduk Art” es lo que llamo “ Arte al servicio de la educación”, porque en África,  el único vehículo para formar a la sociedad es el arte ya que lo engloba todo: filosofías de vida, enseñanza, música, danza, oralidad… cualquier manifestación artistíca tiene ese compromiso de “Eduk Art”. El arte escénico puede servir a la formación y estamos abriendo esas puertas a otras miradas sobre la diversidad de África.

También es un punto más del formar, informar y entretener. Informar a través de “El Percusionista” es contar cómo suceden las cosas. Entretener se da cuando nos sentimos parte de uno. Y formar en el proceso que va hacia la gente y hacia mí mismo, como ser humano.

Por otro lado, debido a mi historia personal, mi formación académica es la cultura española, pero también tengo las culturas ancestrales de Guinea Ecuatorial. Yo quería que la gente conociera mi tierra y los pueblos que en ella habitan: Ekang, Bubi, Ndowé, Bisió, Nguê D’ambo, Criollo… todas esas cuestiones han hecho que la formación sea esencial para llevar a cabo el proyecto.

¿A quién va destinado Eduk Art?

A todo los públicos. Tiene actividades variadas y dependiendo de las edades y de lo que queramos tratar, se va enfocando.

¿La formación va ligada siempre a un espectáculo escénico?

La mayor parte de las veces, por ejemplo: en Colombia en el año 2016 tuve la suerte de trabajar en un proyecto  llamado “Viajeros Valientes” , a través de una Corporación Cultural llamada «Gaia Cultura», en la que tratamos la prevención del maltrato infantil. La mayor parte del proceso era a través del juego, charlas, conferencias…para trabajar procesos creativos comunitarios.

El motor era el espectáculo artístico, la parte lúdica de celebrar, pero a través del otro trabajo vamos construyendo con juegos didácticos. En “Viajeros Valientes” hay dos vertientes de trabajo: en colegios con menores y trabajo en general con los progenitores y la escuela, para crear un discurso común.

¿Qué influencias has tenido en tu vida como artista?

Volviendo al abuelo de “El Percusionista”, es un abuelo filosófico y esa ha sido y es mi influencia. Y cuando digo “abuelo” hablo de cualquier persona que me ha enseñado algo, que me ha abierto los ojos en cualquier cosa. El abuelo incluso puede ser más joven que yo y que en algún momento ha sido un referente para mi.

Donde he ido he recibido mucho más de lo que he dado. Todos han sido una gran escuela para mi. Yo soy la mezcla de todo lo que he vivido y eso me ha formado como ser humano y como artista.

gorsy-percusionista-04

¿Qué proyectos de futuro tienes?

Igual que nunca pensé en escribir “El Percusionista”, no me planteo sueños de futuro. Cada día despierto y creo que sólo viviendo el presente se sueña el futuro. Un pasito, otro pasito… Las cosas han llegado por inercia, por causalidad . Una cosa me lleva a otra y mi ilusión es ver que se hable y se conozca nuestra cultura. Me ilusiona cuando alguien ve un Yembé  lo identifica con su nombre, siendo un instrumento musical del África del oeste. Me gustaría que nuestros instrumentos, canciones y filosofía tengan esa proyección internacional. Esto es un sueño que estoy construyendo poco a poco.

¿Gorsy, tienes una talega llena de semillas que vas repartiendo por todo el planeta?

Si, yo creo que todos sembramos. Reparto semillas pero también recojo de lo que otros han ido sembrando y tengo una talega o como decimos un «Ebará» donde llevo los recuerdos. Aprender para sembrar.

Veo que eres una persona agradecida, ¿cierto?

Muchas cosas me han sido regaladas. He tenido la suerte de encontrarme a gente que me ha tomado de la mano o que me ha sacudido y me ha dicho «¡que haces, despierta..!»  A toda esa gente les debo lo que soy y mi legado es dejar algo para que otros lo cojan.

Siembra una frase para quiénes te leen ahora:

Me gustaría decir lo que dicen nuestros ancestros: Si quieres llegar rápido vete solo, pero si quieres llegar lejos vete acompañado.

Entrevista realizada por LoriHelp